Pfizer y BioNTech anunciaron que el grupo Biovac en Sudáfrica será el encargado de la fase de producción de la vacuna contra COVID-19 a partir del 2022 con el fin de que se distribuya en ese continente.

Los laboratorios señalaron la firma de un acuerdo con Biovac que permitirá suministrar 100 millones de dosis por año a los países africanos.

De acuerdo con un comunicado la instalación de máquinas y tecnología necesaria “comenzará inmediatamente” y el suero será transportado desde plantas europeas para luego ser envasado y distribuido en 55 países miembros de la Unión Africana.

“Se trata de un paso crucial para reforzar el acceso duradero a las vacunas”, y la colaboración “permitirá distribuir de manera más amplia dosis a personas en comunidades de difícil acceso, sobre todo en el continente africano”, señalaron.

Pfizer y BioNTech seleccionan a los fabricantes por contrato mediante un riguroso proceso de selección basado en varios factores: calidad, cumplimiento, historial de seguridad, capacidad técnica, disponibilidad de capacidad, mano de obra altamente capacitada, capacidad de gestión de proyectos, relación de trabajo previa y compromiso de trabajar con flexibilidad a través de un programa de ritmo rápido.

Pfizer y Biovac han trabajado juntos desde 2015 para la producción de la vacuna Prevenar 13, contra las infecciones por neumococos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó recientemente que sólo dos por ciento de los africanos, es decir, 16 millones de personas, completaron la inmunización contra el coronavirus.

Con información de Milenio