Este miércoles, el mandatario Andrés Manuel López Obrador informó que para finales de este mes se perderían 130,000 empleos formales en el país, sumándose al millón de trabajos que se han esfumado debido a la pandemia de COVID-19. 

Tras más de dos meses de confinamiento, el desempleo ha repuntado en México. Entre marzo y mayo, se registraron al menos 1,030,366 individuos que perdieron su trabajo, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

El presidente concretó que “ya tocamos fondo” en cuanto a la pérdida de empleos formales, pues hasta ahora se han contabilizado 85,000 trabajos destruidos en junio. Sin embargo, el presidente no comentó sobre la economía informal, quienes han sido los peores agraviados en la desaceleración por la crisis sanitaria, misma que ha dejado más de 23 mil decesos. 

La economía mexicana, segunda más grande en Latinoamérica, se ha contraído 1.2% durante el primer trimestre, es decir, su peor desplome en más de una década. Por su lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) presagió que el Producto Interno Bruto (PIB) nacional se caerá hasta 10.5% este año.