Esta mañana, el volcán de Fuego de Guatemala, ubicado a unos 50 kilómetros de la capital, comenzó una nueva fase eruptiva, la cuarta de este año, luego que en el mes de junio pasado dejara al menos 190 muertos, provocado por una intensa explosión interna hasta hacer erupción. “El cono genera explosiones débiles y moderadas que levantan una columna de ceniza a 4 mil 800 metros de altura y que sobre el cráter hay dos pulsos incandescentes a unos 300 metros”, detalló el Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, a través de un boletin. Según el texto “ha provocado la caída de finas partículas de ceniza en aldeas como Panimaché, El Porvenir, Morelia, Santa Sofía, Sangre de Cristo o Pedro Yepocapa, presenta avalanchas débiles y moderadas en el contorno del cráter que se dirigen hacia las barrancas Seca y Taniluyá”. El volcán de Fuego, de 3 mil 763 metros de altura, está situado entre los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez.