Shanghái deleitó al mundo durante las celebraciones de año nuevo al sustituir la habitual y tradicional pirotecnia, a base de pólvora, por el uso de drones para simular los fuegos artificiales y brindar un espectáculo luminoso. Durante la cuenta regresiva de año nuevo, a orillas del Río Huangpu, Shanghái, China, más de dos mil drones fueron utilizados para crear el espectáculo luminoso más novedoso del mundo. China dio un paso adelante en la carrera por disminuir la pirotecnia y dar lugar a la tecnología con más de dos mil drones programados por una computadora que ofrecieron entretenimiento y asombro al mundo. Los drones fueron programados para cumplir con tareas específicas que simularon el estallido de fuegos artificiales, que más tarde ilustraron a un hombre corriendo y finalmente culminaron con la cuenta regresiva de cara al 2020.