Pedro Guerra es un cantautor español muy versátil, un poeta, cronista, contador de historias y musicalmente abreva de los géneros del mundo. Lo mismo se adentra a los ritmos de su natal Tenerife, hasta los brasileños, el bolero, el tango, sonidos africanos, sin olvidarnos del la atmósfera acústica y trovadoresca cuando ejecuta e interpreta sus canciones con su guitarra. En sus primeras giras a México, a finales de la década de los noventa, el cancionista viajó a Oaxaca para atestiguar la celebración de Día de Muertos en México. Él, atraído por la forma como los mexicanos festejamos y conmemoramos a nuestros afectos o familiares que han partido, se llevó todo ese bagaje a España para crear y producir su disco ‘Ofrenda’, editado en 2001. Éste álbum está dedicado al pueblo oaxaqueño y a todo el país y al simbolismo de las ofrendas. Poner una ofrenda para hacer volver lo que se ha ido, pero no solo se remite a las personas, sino que regresen aquellas cosas como los valores y el amor en general.
Ofrenda
(Pedro Guerra)
Lleno un cazo de agua y lo dejo en la puerta para que vuelvas. Trigo y aceituna miel y hierbabuena para que vuelvas.Abro la ventana lleno la despensa para que vuelvas. Un calor del nido infusión de menta para que vuelvas.Beberás, mojarás tus labios después de tanto andar. Hablarás, contarás lo andado y después descansarás. Diez racimos de uvas y un frescor de fresas para que vuelvas. Un humo de incienso y una luz de vela para que vuelvas. Agua, tierra, fuego y aire, todo lo que esperas del amor y de la vida te daré mi ofrenda para que vuelvas…