Este viernes, la UEFA vetó al Manchester City – equipo de la Premiere League en Inglaterra – de participar en competiciones europeas durante las temporadas 2020/2021 y 2021/2022, más una multa por 30 millones de euros. Las razones del castigo recaen en las irregularidades de fair play financiero entre 2012 y 2016, como dar falsos testimonios y aumentar las ingresos que el club – en manos del jeque emiratí Mansour bin Zayed Al Nahyan. A pesar que esta temporada no tendrá repercusiones, el equipo dirigido por Pep Guardiola no esperará y apelará la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS en inglés). 

Hace casi 6 años, el Manchester City fue multado con 20 millones de euros, después de posibles fallas de cumplimiento – que descubrió la misma UEFA – pero no sufrieron ninguna consecuencia deportiva. En 2018 salió a la luz – gracias a la revista alemana Der Spiegel – que la máxima organización del fútbol europeo llegó a un acuerdo directo con los directivos del club, dejando a un lado que pasaron el máximo financiero por 2 mil 700 millones. 

El City declaró – en un comunicado oficial – que se encuentran “decepcionados, pero no sorprendidos” y demandaron que un organismo independiente sea el que resuelva la situación. “El club ha anticipado en todo momento la necesidad última de acudir a un organismo y a un procedimiento independientes, para que tomaran en consideración el completo conjunto de pruebas irrefutables que defiende nuestra postura”, concretaron. 

Yves Leterme – investigador de la UEFA a cargo del caso – fue acusado, por el Manchester City, de sujetarse a presunciones y castigos “antes siquiera de que comenzara la investigación”. De igual forma, desconfiaron del proceso pues ha sido “defectuoso”. El equipo inglés indagó que “en pocas palabras, fue un caso iniciado por la UEFA, impulsada e instruido por la UEFA y juzgado por la UEFA. Finalizado este procedimiento prejudicial, el Club perseguirá un juicio imparcial tan pronto como sea posible y dará comienzo, en primera instancia, a un procedimiento ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo”. 

El próximo 26 de febrero, el equipo de Guardiola se medirá con el Real Madrid en los octavos de final de la presente Champions League. El encuentro de ida será en el estadio español, el llamado ‘teatro de la castellana’: el Santiago Bernabéu. El cierre será en el Eithad Stadium, casa de los mancunianos, el 17 de marzo. 

Mientras que el club de Manchester ha gastado aproximadamente 2000 millones de euros – desde el 2008 – en fichajes y ha demostrado su calidad para pertenecer a la máxima competición de fútbol europea, la UEFA tiene planes distintos para los ‘Sky Blues’.