La temporada de UEFA Champions League 2019/2020 regresó con los juegos de octavos de final. Este martes, el Atlético de Madrid recibió al Liverpool – actual campeón de la competición – en el Wanda Metropolitano. El equipo de Jürgen Klopp, que ha estado intratable tanto en el máximo sorteo de fútbol europeo a nivel de clubes como a nivel nacional. En la Premiere League, el club liverpolita saca una ventaja de 24 puntos sobre el Manchester City – que se enfrentará al Real Madrid el próximo miércoles 26 de febrero – estableciéndose como el líder absoluto de su país. Sin embargo, esta no fue la noche para el conjunto británico. 

El árbitro dio el pitazo inicial en la capital española y tan sólo 4 minutos dentro del juego, el mediocampista ilicitano – Saúl Ñíguez – subió a su equipo al marcador con un remate raso al poste izquierdo tras el mal rechace en un tiro de esquina. El campeón debía remar contra corriente desde los primeros minutos del encuentro. 

Los ‘reds’ insistieron y en el minuto 26 consiguieron el tanto del empate, sin embargo sería anulado debido a la posición incorrecta del delantero brasileño Roberto ‘Bobby’ Firmino, quien regresaba una pared limpia para el goleador egipcio – Mohamed Salah – para empujarla en las redes, pero el juez de línea apagaría la fiesta roja.

Posterior al descanso, el frontal madrileño – Álvaro Morata – dejaría ir el segundo de los colchoneros debido a un resbalo que ocasionó un disparo muy desviado con la pierna zurda del atacante español. 

Justo antes del pitazo inicial, el técnico alemán del Liverpool se llevaría un cartón amarillo por reclamos desde su banca, pues el partido no salió como él esperaba. La sorpresa del conjunto con altibajos durante toda la temporada – tanto española como europea – dirigido por el Cholo Simeone, llegó para vencer al campeón del continente con un marcador final de uno por cero. Ahora el Liverpool deberá evitar que los Colchoneros aumenten su ventaja y conseguir el triunfo en casa.