Los países de la Unión Europea (UE) acordaron reducir en un 35% en el 2030 las emisiones de dióxido de carbono de automóviles y camionetas ante la negativa de Alemania que pedía se respetara el 30% establecido por la Comisión Europea de Turismo.