La compañía de transportes, Uber, perdió su licencia operativa en Reino Unido luego que un “patrón de fallas” en materia de seguridad se manifestara entre los usuarios de la aplicación y ya no podrá seguir operando en ese país. De acuerdo con Transportes de Londres (por sus siglas en inglés, TLF), un cambio en el sistema de Uber permitía a conductores no autorizados cargar sus fotos en otras cuentas, por lo que podían recoger a usuarios pretendiendo ser el chofer designado, problema que afectó alrededor de 14 mil viajes. “TLF ha identificado un patrón de fallas por parte de la compañía, incluidos varios incumplimientos que pusieron en riesgo a los pasajeros y su seguridad”, explicó el regulador este lunes. Estas fallas, que le costaron la licencia a Uber, dejaron a la compañía estadounidense un margen de 21 días apelar y poder seguir realizando el servicio en Reino Unido, aunque la parte judicial se verá involucrada y date la solución para dentro de varios meses.