El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que eliminará las nuevas sanciones, anunciadas el jueves, relacionadas a Corea del Norte porque “le agrada” Kim Jong Un. “El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció hoy que se agregarán sanciones a gran escala adicionales a las sanciones ya existentes para Corea del Norte. ¡Hoy he ordenado retirar esas sanciones adicionales!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter. Al explicar el repentino anuncio por Twitter del presidente, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabe Sanders dijo: “Al presidente Trump le gusta el presidente Kim y no cree que estas sanciones sean necesarias”. El tweet de Trump y la aclaración de la secretaria de prensa acerca del asunto enviaron mensajes de confusión a todo Washington, desde el Pentágono hasta la propia Casa Blanca. Los Estados Unidos y sus aliados han utilizado diversas medidas económicas para presionar a Corea del Norte para que desmantele sus programas nucleares y de misiles. El presidente Trump y el dictador norcoreano, Kim Jong Un, se han encontrado cara a cara dos veces, pero el mes pasado abandonaron una cumbre en Vietnam sin llegar a un acuerdo sobre la desnuclearización. Desde la cumbre, han surgido informes de nuevas actividades en un centro de investigación de misiles y un cohete en Corea del Norte. El cambio de dirección repentino que Trump demostró el viernes marca una desviación en los mensajes de la administración el día anterior. En un tweet el jueves después del anuncio del Departamento del Tesoro, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, dijo que “todos deberían tomar nota y revisar sus propias actividades para asegurarse de que no están involucrados en la evasión de sanciones de Corea del Norte”. Durante su primer año, Tump intercambió retórica explosiva con Kim, desde entonces, el presidente estadounidense ha intentado aliviar a su homólogo norcoreano mientras presiona por un acuerdo para desnuclearizar la península coreana.