El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que su Gobierno publicará un “informe completo” sobre el asesinato del periodista saudí, Jamal Khashoggi, pese a que versiones de la CIA apuntaron que el príncipe heredero saudita, Mohamed Bin Salmán, fue quien ordenó el crimen contra el comunicador. Ante este panorama, Trump desafía las propias investigaciones de su Agencia de Inteligencia al considerar que Salmán no tuvo que ver con el hecho. “Bueno, me dijo (Salmán) que no tuvo nada que ver con ello. Diría que me lo dijo quizá cinco veces en diferentes momentos”, explicó Trump en entrevista televisiva con Fox News. El magnate, que calificó a Arabia Saudí como un “aliado verdaderamente espectacular… Me niego a escuchar la cinta desgarradora de la grabación de Jamal. Es desgarradora. Me han dicho”, aseguró que esperará a que se publique el informe completo de su Gobierno antes de asignar responsabilidades, aunque dejó entrever que este no le hará cambiar de opinión, al insinuar que difícilmente podrá demostrar quién estuvo detrás del asesinato. Y es que el príncipe saudí, de 33 años, con quien el yerno y asesor del mandatario estadounidense, Jared Kushner, mantiene una estrecha relación, es clave en la estrategia de Trump en la región, tanto en la relación con Irán como en el conflicto palestino-israelí, además de un valioso comprador de armamento. Cabe mencionar que las conclusiones de la CIA ponen en una delicada situación al régimen saudí, que ha tratado de desvincular a Bin Salmán del crimen a pesar de las acusaciones del Gobierno turco. En contraste, el Gobierno saudí culpó a 11 agentes que habrían actuado por libre albedrío en el asesinato del periodista, de los cuales, cinco de ellos estarían enfrentando la polémica pena de muerte.