Este jueves en la noche, la administración de Donald Trump exigió al Tribunal Supremo que elimine la ley sanitaria estadounidense, el Acta para una Sanidad Asequible (ACA, por sus siglas en inglés) mejor conocida como “Obamacare” aun en medio de la pandemia de COVID-19. 

Nancy Pelosi, portavoz demócrata de la Cámara de Representantes, reprobó los deseos del presidente estadounidense y concretó que era una “crueldad inconmensurable”. 

El mismo día que el gobierno anunció que casi medio millón de personas habían perdido su seguro médico debido a la crisis sanitaria de coronavirus, la petición llegó. Aproximadamente 20 millones de ciudadanos estadounidenses estarían en riesgo de perder su cobertura sanitaria y esto pondría en jaque a quienes padezcan problemas de salud preexistentes. 

El Alto Tribunal ya ha fallado dos veces en favor del programa “Obamacare” y ahora investiga un caso impulsado por una veintena de estados que dirigen los republicanos, mismos que argumentan que – con base en los cambios legislativos de 2017 – la ley va en contra de la constitución. 

Judd Deere, uno de los portavoces de la Casa Blanca, comentó que “una pandemia global no cambia lo que los estadounidenses saben: ‘Obamacare’ ha sido un fracaso ilegal”. 

Durante diciembre de 2018, un juez federal de Texas declaró que la reforma era inconstitucional e implementó un litigio legal, mismo que ahora se encuentra en manos del Supremo con estados de líderes demócratas y ellos son quienes la defienden. Dicho juez, junto a un tribunal de apelaciones inferior al Supremo, indicó que – luego de la aprobación de la reforma fiscal, utilizada para erradicar multas a la obligación de tener un seguro médico también llamada “mandato individual” – “Obamacare” terminó por ser inconstitucional. 

En una de sus promesas de campaña, Donald Trump concretó que disolvería “Obamacare” con el lema “derogar y reemplazar”. No obstante, sus esfuerzos fueron eludidos por el Congreso posteriormente a una cardiaca votación en la que John McCain (QEPD), senador republicano, respaldó la ley de Obama.