Mientras Estados Unidos se convierte en el país con más contagios de COVID-19 en el mundo, registrando más de 80 mil casos, los migrantes que se encuentran dentro del territorio, no están absueltos de contraer la violenta infección. Tres niños que se encuentran bajo la custodia del gobierno federal, confinados en una instalación en Nueva York, estado que hace pocos días registraba el mayor número de infectados en el país, han contraído el coronavirus. 

De acuerdo con la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), elemento del Departamento de Salud y Servicios Humanos, señaló que los menores, detenidos por autoridades fronterizas, no pueden ser liberados. Asimismo, informaron que tanto cinco miembros del persona y un contratista, en las instalaciones neoyorquinas, padecen del virus, junto a un trabajador en un centro de Texas y un tutor de estado en la capital. 

El comunicado fue liberado tras la demanda, por parte de defensores de derechos de los inmigrantes, que recibió un juez federal en Los Ángeles, en la que pedían la liberación de mil niños migrantes que han estado 30 días bajo el yugo de las autoridades. La razón de la petición por la libertad de los niños es la preocupación del COVID-19, por ello el juez ha optado por programas una videollamada para este viernes y decidir al respecto. 

Por su parte, la ORR se dedica a la custodia y cuidado de menores migrantes que cruzan la frontera sin la compañía de un adulto y son detenidos por las autoridades. Cuentan con albergues por todo el territorio estadounidense, con el fin de acoger a los niños hasta que puedan ser entregados a un familiar o tutor. Actualmente, se registran más de 3 mil niños bajo custodia de la ORR.