El rock mexicano amaneció de luto. Armando Vega Gil, bajista del grupo “Botellita de Jerez”, publicó la madrugada del lunes en su cuenta de twitter en la que adelantaba se quitaría la vida.

A los 64 años, Vega Gil, se quitó la vida luego de que en el portal #MeTooMusicosMexicanos, se hiciera pública una acusación de abuso y acoso por parte del artista mexicano a una joven de 13 años.

El bajista desmintió los hechos y aseguró que su suicidio no es un alegato de culpabilidad, si no todo lo contrario, una radical declaración de inocencia. El integrante de la banda dijo ser inocente de las acusaciones que le implican en la cuenta de twitter que se encarga de publicar denuncias anónimas de victimas en la industria de la música.

“No es culpa de nadie mi muerte: es un suicidio, una decisión voluntaria, consciente, libre y personal”, publicó el bajista en Twitter.

En contestación a lo ocurrido, #MeTooMusicosMexico, publicó par de twits donde aseguran que no hay denuncias falsas, hay cobardes intentando huir de la verdad