Luego que alrededor de cinco mil personas que forman parte de la Caravana Migrante arribaran a Tijuana, el presidente municipal de esa ciudad, Juan Manuel Gastélum, indicó que la demarcación no cuenta con la “infraestructura suficiente”, ni con los recursos económicos para atender a los migrantes y que no se gastará “el dinero de los tijuanenses” para enfrentar la situación. “No tenemos la infraestructura suficiente y necesaria para atender con cabalidad a estas personas, para darles un espacio digno (…) No voy a gastarme el dinero de los tijuanenses”, enfatizó el alcalde. Indicó que en Tijuana se vive una crisis humanitaria y que el gobierno federal ha proporcionado poco apoyo. Por ello, ya pidió ayuda a la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Y es que los integrantes de la Caravana Migrante aguardarán varios meses en suelo tijuanense hasta que se resuelva su solicitud de refugio por parte de las autoridades estadounidenses.