Esta mañana la primera ministra británica, Theresa May, anunció su dimisión como líder política de Reino Unido luego de no se capaz de manejar la salida de la gran isla de la Unión Europea. May se mantendrá en el cargo hasta el 7 de junio cuando oficialmente dejará la residencia en Downey Street. Esto con el fin de recibir con normalidad al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien tiene planeada una visita oficial del 3 al 5 de junio. “Ha llegado la hora de que sea otro primer ministro el que lidere el país”, dijo entre lagrimas al pronunciar un discurso a la puerta de la residencia oficial y que fue su hogar durante tres años luego de forzar la renuncia del anterior primer ministro David Cameron por la imposición del Brexit. Theresa May se reunió por la mañana con presidente del Partido Conservador, Brandon Lewis, y el jefe del Comité 1922, Graham Brady, para comunicarles su ya esperada y nada sorpresiva decisión de dimitir. La decisión de la primera ministra se habría confirmado luego del abandono que sufrió por parte de su propio partido al aferrarse a sus últimos intentos desesperados por sacar adelante su plan del Brexit.