En entrevista, el gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro, aseguró que en el estado hará que se respete la Constitución, por lo que los delegados especiales del gobierno federal llamados “superdelegados”, propuestos por AMLO no va a estar en las mesas de seguridad en la entidad. “No es un ánimo de pleito, pues quieren ayudarle a Andrés Manuel López Obrador a sacar adelante a México, pero no de esta forma”, indicó el futuro mandatario de Jalisco. A decir del político no es posible que se estén aprobando reformas legales que vulneran la autonomía de los estados. Por ello el ex candidato por Movimiento Ciudadano insistió en que en Jalisco esas medidas no van a pasar.