El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, abusó de sus poderes oficiales “para solicitar la interferencia” de Ucrania en las próximas elecciones de 2020, y la Casa Blanca tomó medidas para encubrirlo, según una denuncia de irregularidades publicada el jueves. El denunciante, soplón o “whistleblower”, que es parte de los servicios de Inteligencia de los Estados Unidos según la prensa de dicho país, alega que los funcionarios de la Casa Blanca trasladaron los registros de algunas de las comunicaciones de Trump con funcionarios extranjeros que incluyen “información clasificada de naturaleza especialmente sensible”, a una red informática separada. El informe, de nueve páginas de extensión, asegura que, asesores presidenciales intentaron “sellar” los detalles de la conversación donde Trump pide al presidente de Ucrania investigar al ex vicepresidente Joe Biden y su hijo, al darse cuenta de “la gravedad de lo que había sucedido”. En respuesta a las demandas demócratas, la administración Trump permitió que el Congreso publicara una versión desclasificada de la queja, un día después de publicar una transcripción aproximada de la llamada Trump-Zelensky. Los acontecimientos provocaron una avalancha de apoyo público por parte de legisladores demócratas para promover la destitución. Trump ha mantenido que no hizo nada malo, mientras que simultáneamente promovió teorías de conspiración infundadas sobre los Biden, Ucrania y la intromisión rusa en 2016. No hay evidencia de irregularidades por parte de Joe o Hunter Biden. El soplón reporta también que el 26 de julio, un día después de la llamada, el representante especial para Ucrania de EU, Kurt Volker, visitó Kiev y se reunió con el presidente Zelenski y con distintos funcionarios políticos ucranianos. Por su parte, el presidente Trump reaccionó esta mañana en su cuenta de Twitter y escribió en mayúsculas que: “Los demócratas están tratando de destruir al Partido Republicano y todo lo que representa. Hay que estar unidos, juguemos su juego, y luchemos duro republicanos. ¡Nuestro país está en juego!”.