El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, indicó que la contaminación atmosférica mata a nivel mundial a siete millones de personas cada año. Por ello, precisó que se necesita “voluntad política” para cuidar el medio ambiente y evitar más tragedias. “Lo más trágico de esos siete millones de muertes es que se pueden evitar (…) pero para ello se requiere de voluntad política y acciones rápidas de parte de la comunidad internacional”, enfatizó el biólogo etíope. Aseguró que “ninguna persona, grupo, ciudad, país o región puede resolver a solas este problema” y que es necesario establecer “claros compromisos y acciones de todos: gobiernos, líderes comunitarios, alcaldes, sociedad civil, sector privado e individuos”.