El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) informó que un sismo de 6.3 grados en la escala Richter, sacudió una parte de la región fronteriza entre Irak e Irán. A pesar de la fuerza del movimiento telúrico, no se reportaron daños materiales graves, ni pérdidas humanas.