Durante la sesión de hoy, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó la Ley de Seguridad Interior (LSI) con diez votos a favor y uno en contra. Y es que la mayoría de los ministros están en desacuerdo en utilizar a las Fuerzas Armadas, Ejército y Marina, en tareas de seguridad por el todo el territorio nacional. “La decisión que tome el presidente sobre el papel que deben jugar las fuerzas armadas es un acto de autoridad que solo a él compete, pero éste deberá estar fundado y motivado, siguiendo las directrices de los tratados internacionales y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, mismos que son obligatorios para el Estado Mexicano”, precisó el ministro José Fernando Franco González Salas. En tanto, el único ministro que manifestó su empatía por mantener constitucional el estatuto fue Jorge Mario Pardo Rebolledo quien dijo que con “esta ley se intentaba regular las acciones de la fuerzas armadas en el país, por lo que es necesario que cuenten con un marco regulatorio. La Ley de Seguridad Interior, no está empoderando a las fuerzas armadas.