La senadora y futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, propondrá la iniciativa llamada Ley General para la Regulación y Control de la Cannabis, con el fin de regular el uso medicinal, personal y comercial de la mariguana. La propuesta se basa en un modelo de regulación estricta, es decir, un punto medio entre la prohibición absoluta y el libre mercado. Para ello, Sánchez Cordero plantea la creación de un Instituto Mexicano para la Regulación y Control de la Cannabis, como un órgano desconcentrado que se encargará de regular, monitorear, sancionar y evaluar el sistema de regulación del enervante. Distribución La iniciativa de la ministra en retiro queda prohibido el comercio, distribución, donación, regalo venta, y suministro de productos de la cannabis a menores de 18 años. En ese sentido, las personas serán sancionadas el emplear a menores de edad en actividades de comercio, distribución, donación, regalo, venta y suministro de la hierba verde. Uso personal  En tanto, en su uso personal, se podrá sembrar, cultivar, aprovechar, preparar y transformar hasta 20 plantas de cannabis en floración destinadas al consumo personal en propiedad privada siempre y cuando la producción no rebase los 480 gramos al año. No obstante, aquellas que, por motivos de salud requieran sembrar, cultivar, aprovechar, preparar y transformar más de 20 plantas de cannabis, podrán solicitar un permiso al mencionado instituto. Se permitirá la creación de una cooperativa de dos hasta 150 socios, para la producción de mariguana siempre y cuando tengan una licencia de autorización y cumplan con los requisitos de verificación emitidos por las autoridades. Venta Para el uso comercial, la mariguana podrá usarse para fines farmacéuticos, terapéutico, paliativo o herbolario, adulto o industrial. En el caso de venta para adultos, se permitirá la siembra de mariguana con fines lúdicos siempre y cuando se cuente con una licencia de autorización, se cumpla con lo que dicte la ley.