Este jueves, Rusia y Arabia Saudita acordaron terminar con las hostilidades tras anunciar la reducción a la producción del petróleo para ayudar a remediar el colapso en los mercados, derivado de los estragos del coronavirus COVID-19.

Ambas naciones habrían alcanzado un acuerdo que estabilizaría los precios del petróleo en el mercado de cara a la próxima reunión virtual extraordinaria de la OPEP+, donde se anunciaría el pacto.

No obstante, aún queda por definir de cuánto sería el recorte, un obstáculo que en su momento impidió que, de un inicio, Rusia y Arabia Saudita llegaran a un acuerdo, lo que ocasionó un gran impacto para los mercados internacionales.

Con esto en mente, las dos videoconferencias que sostendrán los miembros de la industria petrolera serán claves para definir el futuro de economía dependientes enteramente del petróleo.