Investigadores de la Universidad de Stanford detectaron que las proteínas pueden desarrollar un vínculo con el ácido desoxirribonucleico (ADN) y provocar cáncer. Los resultados podrán aportar información sobre la evolución de diferentes tipos de esa enfermedad.