Para que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) pueda entrar en vigor, el Congreso está obligado a hacer una reforma laboral antes del 31 de diciembre para garantizar la democracia sindical y la participación de los trabajadores en las revisiones salariales, así lo señaló Jesús Seade Kuri, jefe negociador del acuerdo comercial del equipo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. “Esta reforma es parte de los compromisos adquiridos con la nueva versión del TLCAN y el próximo gobierno está listo para impulsar los cambios después del 1 de diciembre… Inicialmente se había pensado que se hiciera todo eso antes de la primera firma del Tratado, que es el próximo 30 de noviembre, en Argentina, pero quedó claro que era algo muy forzado; entonces, se dio un mes de plazo, de buena fe, explicó Seade. Expuso que estos cambios no se tratan de una imposición, sino de temas que el próximo gobierno ya consideraba como parte de su agenda. Cabe señalar que las leyes laborales tendrán que ser modificadas para garantizar la transparencia y democracia en la elección de los líderes sindicales, la revisión de los contratos colectivos y la participación de los trabajadores en las negociaciones salariales.