• Familiares intentaron ingresar con una bandera preconstitucional pero les fue negada.
  • “Desafiar al tiempo y al olvido” es la meta del gobierno español.
Los restos del dictador Francisco Franco fueron exhumados del mausoleo que construyó en el Valle de los Caídos, lugar donde permanecía enterrado junto con más de 33 mil 800 colegas, algunos de ellos inidentificados, y que servía de monumento a su victoria en la Guerra Civil española. El motivo de la exhumación recae en retirar la categoría de monumento al lugar donde yacían los restos de Franco y que servía para inmortalizar la victoria del exlíder militar, con lo que el evento de este jueves en España sirve para “desafiar al tiempo y al olvido”. A Cuelgamuros acudieron 22 familiares del dictador entre nietos, cónyuges y bisnietos, quienes ingresaron con una bandera preconstitucional a la basílica. Francis Franco, nieto del dictador, señaló “hoy es un día muy triste. Quieren hacer ver que mi abuelo está solo, pero no lo está” ante medios previo a la ceremonia de exhumación. Ante la polémica de la bandera que los familiares intentaron ingresar para colocar sobre sus restos, el presidente español, Pedro Sánchez, dijo que es permitido que se coloque cualquier bandera en la reinhumación en Mingorrubio, un acto que se celebra de manera privada y únicamente de los familiares. Al grito de ¡Viva Frano!, los familiares recibieron el ataúd al carro fúnebre mientras se marchaban con gritos e insultos al Ejecutivo español. El gobierno ha generado gran polémica con la expulsión de Franco del Valle de los Caídos y también tiene intenciones de mover la tumba de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falage Española.