En marzo pasado, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) revocó los lineamientos en materia de control sanitario de la cannabis y derivados de la misma y suspendió los permisos otorgados para la comercialización de diversos productos con derivado de la cannabis (THC) en usos distintos a los médicos y científicos. Esto, dejó en el limbo un mercado millonario que en 2017 comenzó a ser regulado hace un par de años y, a decir de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), era parte de una estrategia paralela para frenar la sangre de la lucha contra las drogas. Ya en 2018  se publicó un decreto por el que la “Secretaría de Salud deberá diseñar y ejecutar políticas públicas que regulen el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis sativa, índica y americana o marihuana, entre los que se encuentra el tetrahidrocannabinol, sus isómeros y variantes estereoquímicas, así como normar la investigación y producción nacional de los mismos”. Entre otras cuestiones, los lineamientos establecían criterios sanitarios para la comercialización, exportación e importación de productos con uso industrial que contengan derivados de la cannabis en concentraciones del 1 por ciento o menores de THC. Sin embargo, la Cofepris, a cargo del Dr. José Novelo, decidió que, luego de analizar los lineamientos “ determinó que contravienen el marco de lo mandatado en el Decreto por el que se reformó la Ley General de Salud en 2017, por haber excedido su propósito al autorizar la comercialización de diversos productos con derivado de la cannabis (THC) en usos distintos a los médicos y científicos, lo anterior es así porque dichas sustancias se encuentran clasificadas como estupefacientes o psicotrópicos de acuerdo con lo dispuesto en la citada ley”. Pero lo grave no es que se haya suspendido cualquier tipo de comercialización de productos derivados del cannabis, sino el silencio del doctor Novelo. Incluso, actores como Luis Barrios, empresario que desde hace siete años se dedica al estudio del cannabis, ha pedido desde inicios de este año una audiencia con el titular de la Cofepris para que se armonice el marco normativo de la Ley General de Salud y se reactive un negocio que ha beneficiado a miles de mexicanos, tanto en lo económico como en el tema de salud.