Líderes de la Red Nacional Indígena exigieron al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y al Congreso de la Unión priorizar la consulta a los pueblos indígenas para la construcción del Tren Maya, cuyo proceso sea previo a la edificación del proyecto y se aplique de manera libre e informada. También pretenden que haya  asambleas comunitarias organizadas en los 68 pueblos indígenas del territorio mexicano, principalmente en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Yucatán, Campeche y Quintana Roo, donde está la mayor concentración de pueblos indígenas. “Tenemos que tener la información del contenido de este proyecto que se está impulsando en la península, como muchos otros proyectos que se han venido instaurando y que hay una lucha permanente de pueblos, comunidades y organizaciones indígenas para que se hagan estas consultas”, comentó Carlos de Jesús Alejandro, consejero de Guerrero. Por su parte, Guillermo May Correa, consejero Maya de Yucatán, exigió a la Comisión de Pueblos Indígenas de la Cámara de Diputados aprobar el dictamen para crear el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), organismo que deberá guiar la consulta, debido a sus características de acoger a los pueblos originarios.