El presidente ruso, Vladimir Putin, volvió a arremeter en contra la comunidad LGBT de su país al asegurar este jueves que mientras él siga siendo el jefe del Estado, no se legalizará el matrimonio entre personas del mismo sexo, según información de medios de comunicación del Estado. “En cuanto a ‘progenitor número 1 y ‘progenitor número 2’, ya hablé públicamente de esto y lo diré de nuevo: mientras yo sea presidente, no tendremos ‘progenitor 1’ y ‘progenitor 2’, solo padre y madre”, aseguró el mandatario. “Un matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer”, declaró Putin en una reunión con un grupo de trabajo formado por el Kremlin sobre la reforma constitucional. “Es una buena idea y necesita apoyo. Sólo tenemos que reflexionar sobre cómo formularla y dónde”, estimó, en respuesta a una propuesta hecha por la congresista conservadora, Olga Batalina, de establecer en la norma fundamental que el gobierno debe apoyar “los valores familiares tradicionales”. La promoción de la homosexualidad se considera un delito en Rusia de acuerdo de una ley impulsada por Putin en 2013.