Durante su segundo día de testificación dentro del juicio de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, el presunto ex piloto del Cártel de Sinaloa, Miguel Ángel Martínez Martínez, detalló los lujos y excesos que se deba el capo con el dinero que ganaba del tráfico de drogas. “Cuando le conocí (al ‘Chapo’) no tenía jet. En los noventas ya tenía cuatro (…) Tenía casas en todas las playas” y “ranchos en todos los estados (…) viajamos por todo el mundo”, puntualizó el declarante. Indicó que Joaquín Guzmán poseía una casa en Acapulco que tenía varias piscinas y que le costó 10 millones de dólares, en la cual había un yate que llevaba por nombre ‘Chapito’. Además, precisó que el narcotraficante era dueño de un rancho en Guadalajara, en el que había un zoológico con animales salvajes como “leones, tigres, panteras y venados”. El testigo protegido dijo que el líder del Cártel de Sinaloa mantenía relaciones sentimentales hasta con “cuatro o cinco mujeres” a la vez. Además, reveló que en Suiza acudió a una clínica a inyectarse células para mantenerse joven.