Las organizaciones no gubernamentales Transparency International y Global Witness revelaron en un estudio que cerca de 100.000 personas en lo que va de la presente década han comprado un permiso de residencia para poder transitar libremente por Europa, lo que representa jugosos ingresos para los países que pertenecen a la Unión Europea (UE)