El diario Sabah de Turquía reveló que el periodista desaparecido de Arabia Saudita, Jamal Khashoggi, pudo haber registrado su propia muerte al activar la función de grabar de su teléfono cuando ingresó al consulado de su país en territorio turco el pasado 2 de octubre. “Los momentos de su interrogatorio, tortura y asesinato se grabaron en audio y se enviaron tanto a su teléfono como a iCloud”, detalló el medio de comunicación. Añadió que los investigadores del caso indicaron que la grabación fue encontrada en el celular de la presunta víctima que dejó en la casa de su novia. Cabe señalar que la labor periodística del Khashoggi se caracterizó por ser opositora hacia el gobierno saudí e incluso en 2017 huyó de su nación.