La calificadora crediticia Fitch Ratings estableció de estable a negativa la perspectiva de la calificación de Petróleos Mexicanos. La razón, asentó en un comunicado, es la incertidumbre que visualiza en la estrategia comercial de la petrolera mexicana en el corto plazo.   “Futuros cambios potenciales en la estrategia comercial de Pemex podrían acelerar el debilitamiento de la estructura de capital de la compañía”, aseguró Fitch Ratings.   El planteamiento pesimista que establece la calificadora se basa en un escenario de dificultades financieras de Pemex el cual podría interrumpir el suministro de combustibles líquidos para todo el país, lo que podría tener importantes consecuencias sociales y económicas para México”.