El Parlamento del Reino Unido decidió arrebatar a la Primera Ministra, Theresa May, el control en las negociaciones del Brexit a partir del próximo miércoles. La votación se realizó este día lunes y permitirá a los legisladores realizar una serie de votaciones indicativas sobre varias opciones alternativas de Brexit. Entre las opciones que los parlamentarios podrían votar se encuentran incluir un segundo referéndum, salir de la Unión Europea (UE) sin acuerdo o una negociación tipo Noruega, con la que el Reino Unido tendría acceso a todo el mercado único y al Europeo Libre. La Primera Ministra reconoció que el pacto aún carece de respaldo para su aprobación, además de que se opone a considerar cambios propuestos por los legisladores. El acuerdo de divorcio con la UE ya ha sido rechazado dos veces en el Parlamento, si el acuerdo es rechazado una tercera vez, tal vez May tendría que dar un paso a un lado, empeorando una ya existente crisis política sin precedentes. La UE aceptó la petición de May para aplazar el Brexit de la fecha acordada, 29 de marzo al 22 de mayo, siempre y cuando el Parlamento aprueba el acuerdo esta semana, de lo contrario Reino Unido deberá presentar una solución alternativa antes del 12 de abril o abandonar la UE de forma abrupta.