Mientras las calles de Europa se han vaciado por completo, la Ciudad del Vaticano no es la excepción y, por primera vez en la historia de la Iglesia Católica, el papa rezó frente a una plaza vacía de San Pedro. De esta forma, la figura religiosa dió la bendición y la indulgencia plenaria en solitario, debido a la pandemia de COVID-19. Tratándose de un rito por el cual ofreció la bendición “Urbi et Orbi” a todos los fieles, retransmitiéndose por televisión, internet y radio a las seis de la tarde (hora local de Roma).

Esta bendición, para 1,300 millones de católicos, bañó con la indulgencia plenaria – el perdón por sus pecados – a los fieles seguidores de la iglesia, quienes han depositado su completa fe en estos tiempos oscuros que ha levantado el brote de epidemia. 

“Presidiré un momento de oración en el atrio de la basílica de San Pedro. Con la plaza vacía. Desde ahora, invito a todos a participar espiritualmente a través de los medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos al Santísimo Sacramento, con el cual al término daré la bendición Urbi et Orbi y a la cual se añadirá la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria”, mencionó el papa hace algunos días. 

Aunque la bendición extraordinaria de Urbi et Orbi sólo se realiza el 25 de diciembre y el Domingo de Pascua, fechas en que nació y murió Jesús, el papa ha optado por realizarla debido a las tragedias que ha vivido el mundo en manos del coronavirus. 

“Se trata de un evento extraordinario presidido por el papa, en un momento particular, cuando el mundo cae de rodillas por la pandemia. Un momento de gracia extraordinaria que da la oportunidad de vivir este tiempo de sufrimiento y miedo con fe y esperanza”, concretó una nota del Vaticano. 

La bendición del papa será transmitida en América Latina ya que registran el mayor número de católicos y específicamente en Argentina, tierra natal del pontífice. Asimismo, el papa menciona cada mañana la situación del coronavirus y recuerda a los médicos y enfermeras, quienes se encuentran luchando contra la epidemia en primera fila.