Con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres, el Papa Francisco abrió las puertas del Vaticano para almorzar con tres mil personas necesitadas dentro del Aula Pablo.