El Palacio de Bellas Artes se iluminó ayer por la noche en la Alameda Central para celebrar los 50 años de del líder de la iglesia evangélica La Luz del Mundo, el apóstol Naasón Joaquín García, y marcar historia al ser esta la primera congregación religiosa en utilizar como sede el ícono cultural por excelencia de la Ciudad de México. La ceremonia que utilizó de vehículo la presentación de la ópera El Guardián del Espejo como un homenaje al “apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García”, estuvo musicalizado por la Orquesta Sinfónica de la Secretaría de la Marina Armada de México y fue transmitido en vivo por Cuatrozapotlán Televisión, con sede en Ciudad Guzmán, Jalisco. El Palacio de Bellas Artes nunca, desde su inauguración hace 85 años en 1934, había sido utilizado para conmemorar o vanagloriar a cualquier líder religioso, ni para ser instrumento de difusión de mensajes religiosos. La iglesia evangélica La Luz del Mundo es una congregación religiosa que se fundó en 1926 durante la Guerra Cristera. A lo largo de su historia su mensaje se ha difundido de manera masiva a lo largo de Latinoamérica y desde 2014, bajo la administración de Naasón Joaquín García, también se ha esparcido a África, Alemania, Bélgica, Estados Unidos y otros países.