La celebración más esperada por los cinéfilos llegó. Es momento de postrarse frente al televisor y presenciar si la fortuna les sonrió o – por el contrario – las apuestas no les fueron favorables. La ceremonia transcurrió como un acto de reivindicación, dejando entrever una “disculpa” pública por los señalamientos que se han dado a lo largo del pasado mes, los cuales cuestionaron gravemente la falta de diversidad en las cintas nominadas. El hombre – mayoritariamente blanco – predominó en contar su propia historia, mientras que las minorías fueron, casi, olvidadas o rotundamente ignoradas. Sin embargo, la alfombra roja tuvo una significativa muestra de protesta protagonizada por la actriz Natalie Portman, quien – ante la falta de mujeres cineastas en los premios – portó un vestuario que, específicamente la capa, saltaba a la vista un bordado de letras doradas con los nombres de aquellas mujeres desplazadas por la Academia. Sin duda, un acto de sororidad pura. Tras el despliegue de atavíos, joyas y fotografías enternecedoras, hubo quienes se decidieron por llevar a sus primeros fanáticos a la ceremonia: sus padres. Tal es el caso de Laura Dern, Keanu Reeves y Charlize Theron, demostrando que las raíces nunca deben olvidarse y menos a quienes dieron su apoyo incondicional. Con el inicio de la ceremonia, las muestras de ¿arrepentimiento? no cesaron. Janelle Monáe y Billy Porter abrieron con un número musical – en homenaje a las películas nominadas – mientras que en un fugaz comentario, Monáe, expresó sentirse orgullosa de su condición como artista queer y mujer de color. Asimismo, el resto de las actuaciones estuvieron cargadas de mensajes sobre romper moldes e igualdad, especialmente con la carga racial que Cynthia Erivo dotó a su interpretación, perteneciente a la película Harriet. Los momentos cruciales de “compensación” se dieron a través de discursos en pro de la participación femenina delante y detrás de cámaras – uno de ellos el de Gal Gadot, Brie Larson y Sigourney Weaver – o el discurso de Taika Waititi, rememorando la importancia de los grupos originarios y sus tierras arrebatadas en Estados Unidos. Lo fundamental no es incluirlo en los discursos de los presentadores, en la música o el pensamiento para evitar la mea culpa guardada en el alma – esperemos sea eso y no estrategia de mercadotecnia – sino en la próxima entrega, apostar por historias de color y variedad, empezando por lo que se distribuye a nuestras salas, así como querer genuinamente cambiar una industria que ha permanecido estática y jerarquizada durante casi cien años. Los puntos clave de esta entrega estuvieron en los discursos del cineasta Bong Joon-ho, conmovido hasta las lágrimas tras ser galardonado en las categorías de Mejor Guión Original, Mejor Película Internacional, Mejor Dirección y Mejor Película. El realizador surcoreano mencionó la importancia que el cine ha tenido en su vida, especialmente las enseñanzas que las películas de Martin Scorsese – enfatizando a El Irlandés – le dieron. No faltó la emotividad de Joaquin Phoenix, recordando a su fallecido hermano – River Phoenix – y una vida dedicada al activismo ambiental, con una mención a la necesidad de reconocer las minorías como necesarias para hacer filmes. Por otra parte, Renée Zellweger no dudó en hablar sobre la escasez de inclusión y la lucha constante que Judy Garland tuvo por visibilizar a la comunidad LGBT+. MOMENTO HISTÓRICO: Parásitos arrasó en las categorías principales y se llevó el Óscar a Mejor Película Internacional y Mejor Película. Tanto el director – como la mayoría del reparto – dieron su discurso en coreano, lo que supone un avance cultural que evita caer en la supremacía del idioma. Esto demuestra que las historias no deben tener barreras lingüísticas, ni límites territoriales. PREDICCIONES: Mujercitas logró colarse con un Óscar en Mejor Diseño de Vestuario, y 1917 se llevó – fácilmente – el premio a Mejores Efectos Especiales, Mejor Cinematografía y Mejor Mezcla de Sonido. Renée Zellweger era la favorita para Mejor Actriz por Judy, mientras que Jojo Rabbit cautivó con su guión que aborda la otredad desde los ojos infantiles. Sorprendentemente – y a pesar de la apuesta de la autora de los artículos – Ford vs. Ferrari logró para su “escudería” la estatuilla de Mejor Edición y Mejor Edición de Sonido. Miscelánea de apuestas seguras y otras que no se esperaban. Lista completa de ganadores: MEJOR ACTOR DE REPARTO: Brad Pitt, Érase una vez en… Hollywood MEJOR PELÍCULA ANIMADA: Toy Story 4 MEJOR CORTOMETRAJE ANIMADO: Hair Love, Matthew A. Cherry MEJOR GUION ORIGINAL: Parásitos, Bong Joon-ho, Jin Won Han MEJOR GUION ADAPTADO: Jojo Rabbit, Taika Waititi MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN: The Neighbors’ Window, Marshall Curry MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Érase una vez en… Hollywood, Barbara Ling and Nancy Haigh MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO: Mujercitas, Jacqueline Durran MEJOR DOCUMENTAL: American Factory, Julia Rieichert, Steven Bognar MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL: Learning to Skateboard in a Warzone, Carol Dysinger MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: Laura Dern, Historia de un matrimonio MEJOR EDICIÓN DE SONIDO: Ford vs. Ferrari, Don Sylvester MEJOR MEZCLA DE SONIDO: 1917 Mark Taylor, Stuart Wilson MEJOR CINEMATOGRAFÍA: 1917, Roger Deakins MEJOR EDICIÓN: Ford vs Ferrari, Michael McCusker, Andrew Buckland MEJORES EFECTOS ESPECIALES: 1917 MEJOR MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: Bombshell MEJOR PELÍCULA INTERNACIONAL: Parásitos, Bong Joon Ho MEJOR BANDA SONORA: Joker, Hildur Guðnadóttir MEJOR CANCIÓN ORIGINAL: “I’m Gonna Love Me Again,” Rocketman MEJOR DIRECCIÓN: Bong Joon Ho, Parásitos MEJOR ACTOR: Joaquin Phoenix, Joker MEJOR ACTRIZ: Renée Zellweger, Judy MEJOR PELÍCULA: Parásitos