En el Estado de México, diversas organizaciones sociales no quedaron conformes con el plan de la construcción de dos pistas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, como lo anunció el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, como parte del proyecto del nuevo aeropuerto. Por ello, se reunirán el sábado para definir las estrategias para ‘echar abajo’ el futuro proyecto de la próxima Administración federal. “Vamos a definir las estrategias, que muy probablemente sean jurídico-mediáticas, y si el gobierno nos obliga, serán políticas, de manifestación, porque si allá el conflicto duró 17 años, acá puede durar lo mismo”, indicó en entrevista para un medio de comunicación, el vocero de la Coordinadora Nacional Agua para Todos, Ricardo Ovando Ramírez. Manifestó que la consulta del domingo pasado sobre el nuevo aeropuerto fue irregular, porque de acuerdo con el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “no debes preguntar a todo el país, sino a los pueblos potencialmente afectados… En lo que son los llanos de Santa Lucía todavía hay especies endémicas en peligro de extinción, como la tuza, el tlacuache (el único marsupial americano) y la víbora cincuate, entre otras… es absurdo que voten Sonora o Baja California”. Para la definición de las estrategias, el activista informó que participarán agrupaciones de los municipios Zumpango, Tecámac, Temascalapa, Tezoyuca, Nextlalpan y Jaltenco, donde están los poblados que se dicen más afectados. Entre las organizaciones convocantes se encuentran el Sistema de Agua Potable de Tecámac, Agua para Todos, Agua para la Vida, El Fuego de la Digna Resistencia y se prevé que se sumen 15, entre ambientalistas, campesinas y de derechos humanos.