En Estados Unidos, el gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, propuso la legalización del consumo de la mariguana con fines recreativos en el estado. Por ahora, el cannabis medicinal ya está permitido, pero solo para pacientes que sufren enfermedades como el cáncer, el sida o dolencias crónicas graves.

Las cifras millonarias que obtendría la ciudad con esa norma están calculadas en mil 300 millones de dólares anuales. Situación que al gobernador Cuomo lo sitúa en la misma ruta de legalización que en Nevada, Colorado, Oregón y California.

El gobernador ya encargó un estudio que se publicó el pasado mes de julio, centrado en examinar los beneficios y los riesgos de la legalización de la mariguana entre los adultos. Se determinó que no iba a fomentar el consumo de droga ni elevar los índices de tabaquismo.

Sin embargo, el Gobierno del presidente, Donald Trump mantiene su postura de rechazo a legalizar el consumo del cannabis, a pesar que hay varios estados que están en la misma senda que Nueva York. Utah y Missouri votaron en las pasadas legislativas iniciativas similares, como lo hicieron antes este año Vermont y Michigan. De los 40 Estados que aún no lo autorizaron con fines recreativos, Nueva Jersey podría ser el siguiente en hacerlo. Más de una treintena permiten su uso medicinal. En el mes de enero se discutirá la iniciativa en el estado.