Por Eric Berry. Un chofer de autobús escolar secuestró en el norte de Italia a 51 niños junto con sus chaperones. La abducción duró 40 minutos hasta que la policía y los Carabinieri intervinieron al detener el autobús y rescatar ilesos a los pasajeros. El evento sucedió la mañana del miércoles en un poblado cercano a Milán, Italia. El chofer del autobús amenazó a los polizontes y advirtió “Nadie sobrevivirá hoy”, según relata uno de los niños en entrevista para la cadena Sky TG24. El nombre y rostro del infante permanecieron anónimos. Según informes policiales, el chofer habría amenazado a los pasajeros con incendiar el camión si no entregaban sus teléfonos, después les pidió a los chaperones que amarraran a los niños con cinchos. Uno de ellos dijo haber alcanzado a percibir como un celular cayó al suelo y, tras liberarse, llamó rápidamente a los Carabinieri y a su padre. La policía cerró una vialidad cercana al gimnasio de Cremona donde interceptaron al autobús y rescataron a los pasajeros luego de que el chofer prendiera llamas al autobús. “Al tiempo que era aprehendido, el chofer dijo haber protestado en contra de los migrantes fallecidos en el Mediterráneo” aseguró el jefe de la policía, Luca de Marchis. Las autoridades italianas identificaron al detenido como Ousseynou Sy. De origen senegalés, Sy se nacionalizó italiano en 2004 y fue acusado de conducir en estado de ebriedad y acosar sexualmente a menores en 2007 y 2011. “Los investigadores deberán clarificar por qué la compañía de transporte permitió a un delincuente conducir el autobús, especialmente uno con niños” dijo Ricardo de Corato, oficial de seguridad de Milán. En un video publicado en redes sociales se muestra a la policía sacando por la ventana a los niños mientras el autobús comenzaba a arder.