El pasado domingo el mundo del deporte entró en un luto que ha durado más de un minuto de silencio. El histórico basquetbolista Kobe Bryant falleció en un accidente aéreo. A sus 41 años de edad, el deportista estadounidense, su hija de 13 años – Gianna – y otras siete personas cayeron junto al helicóptero de Bryant en Calabasas, Estados Unidos, a las 10 de la mañana en las Virgenes Road.  Orange Coast College (OCC), escuela donde jugaba y estudiaba su hija, señaló que la aeronave salió desde Orange County – lugar de residencia de la familia Bryant – hacia Thousand Oaks, con el objetivo de asistir a un partido en el que jugaría la primogénita Gianna. Algunos reportes meteorológicos indican que la niebla y la poca visibilidad en la región podrían ser las causas del accidente. Varios elementos del departamento de bomberos acudieron al lugar donde la aeronave se encontraba en llamas, posteriormente iniciaron el rescate de sobrevivientes. Sin embargo, no hubo ninguno. El jefe de bomberos de Los Ángeles – Daryl Osby – mencionó que la zona del accidente era muy rocosa y montañosa, por lo que su equipo tuvo que escalar para alcanzar la locación del siniestro. No obstante, los restos se esparcieron por varios metros a la redonda.  “Nuestros bomberos caminaron hasta el lugar del accidente con su equipo médico y mangueras para extinguir el difícil incendio, ya que incluía el incendio forestal y el del helicóptero”, indicó el jefe de bomberos.  Gavin Masak, residente de la zona de las Virgenes Road, relató a la cadena de noticias CBS que “no fue exactamente como el sonido de una explosión, pero fue como un fuerte estallido. Sonaba como un helicóptero, pero sonaba como un avión, fuerte. […] Cuando salí, vi el humo en la colina, pero no era como una gran nube de humo negro, era gris”.  El sheriff Villanueva indagó que la búsqueda del resto de las víctimas y el proceso de de investigación, podrían tomar algunas semanas ya que el área es incómoda y complicada para el flujo del procedimiento.  20 temporadas jugando en Los Ángeles para los Lakers y 5 campeonatos fue lo que lanzaron a Bryant como uno de los mejores jugadores de básquetbol en la historia del deporte. La NBA lanzó un comunicado ayer por la noche ofreciendo sus condolencias a la esposa y familia del basquetbolista.  En el helicóptero también viajaban John Altobelli – entrenador de béisbol – y su esposa e hija. Alyssa, hija del entrenador Altobelli, y Gianna eran compañeras de Mamba Sports, un equipo bajo la fundación de Bryant. De igual manera, Christina Mauser – entrenadora de básquetbol femenino – abordó el helicóptero.  Viajar en helicóptero no era algo nuevo para Kobe Bryant, pues lo hacía desde que era jugador de NBA para asistir a los partidos en el estadio Staples Center de los Lakers. De acuerdo con varios medios, Bryant prefería este medio de transporte para evitar atorarse en el tránsito de la ciudad, y con ello no pasar varias horas en el auto pues esto era contraproducente para sus lesiones físicas.  El mundo entero se detuvo tras la terrible noticia del fallecimiento de Kobe Bryant, pues dejó una huella en la historia del deporte estadounidense.