El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que en la frontera sur de su país no se permitirá que los migrantes apedreen a los militares como sucedió en México, cuando los elementos de seguridad fueron agredidos. No obstante, Trump señalo que los uniformados estadounidenses podrán disparar si es necesario. “Si alguien lanza piedras o rocas -como hicieron en México- se les podrá disparar, porque si te dan con una piedra en la cara… (…) Nuestro Ejército se hará cargo “, enfatizó el mandatario. Reafirmó que durante su gobierno no se bajará la guardia para combatir el cruce de personas indocumentadas. “Emplearé todos los recursos a mi alcance para acabar con esta crisis (…). Debemos acabar el trabajo que empezamos, debemos ser duros”, acotó el republicano.