Tras recibir las conclusiones de los foros de paz, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a que su gobierno no le apostará a la guerra, al exterminio y las masacres para hacer frente a la inseguridad y la violencia y no hará uso de la fuerza contra el pueblo. “Que podamos garantizar la paz y la tranquilidad sin el uso extremo de la fuerza; esto que tiene mucho que ver con la actitud del Presidente de la República, y con el proceder del Presidente. No ordenaré nunca la represión a los ciudadanos.”, dijo el ex Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, en el Archivo General de la Nación. AMLO se comprometió a atender las causas de la violencia desde su origen y raíz, desde lo más profundo, y además la “inseguridad se origina por la falta de oportunidades, y el modelo económico neoliberal”. Reiteró que habrá una comisión especial del Caso Iguala y destacó que el 1 de diciembre emitirá un decreto para liberar a todos los presos políticos y luchadores sociales que están  encarcelados.