Desde el 2013, el 20 de marzo ha sido instaurado como el Día Internacional de la Felicidad por la ONU. La felicidad es un estado de ánimo en el que las personas disfrutan de satisfacción física y mental, la felicidad es diferente para cada persona; mientras que algunos la obtienen con el dinero, hay quien la obtiene con la familia, con los amigos o acudiendo a conciertos o comiendo, etc. La instauración de esta festividad busca enfatizar la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque más inclusivo, equitativo y equilibrado, que promueva el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de todos los pueblos. Entre las naciones más felices del mundo podemos encontrar a Finlandia, Dinamarca y Noruega, según datos del World Happiness Report, han logrado posicionarse como las naciones más felices del mundo, seguidas por Islandia, Holanda, Suiza, Suecia, Nueva Zelanda, Canadá y Australia. Las variables para poder medir la felicidad son: libertad, ingresos económicos, confianza, esperanza de vida saludable, apoyo social y generosidad. De un estudio realizado en 156 países, México se posiciona en el lugar 23 de dicho reporte. Al parecer la felicidad se disparó a partir de las últimas elecciones presidenciales en las que ganó un candidato de izquierda, hoy presidente de México. De una puntuación de 8.0 en 2017 pasó a 8.33 en los últimos tres meses de 2018. La Encuesta Nacional sobre Satisfacción Subjetiva con la Vida y la Sociedad, es un estudio reciente realizado por la UNAM el cual determinó que el 82.3 por ciento de la población vive realmente satisfecha contra un 17.5%, que vive en la insatisfacción. Es por eso que México se coloca en segundo lugar en felicidad dentro de América Latina, únicamente por debajo de Costa Rica y por encima de países como Chile, Panamá, Brasil y Argentina, de acuerdo con la ONU.