Entrevista con Erika Kaiser, seleccionada y participante. 

Entre el 17 y el 24 de agosto, las ciudades de Newcastle y Gateshead en el Reino Unido, recibirán atletas de todo el mundo para participar en los World Transplant Games 2019.

Esta jornada deportiva se ha realizado por más de 35 años y ha crecido de recibir a 99 participantes del Reino Unido, Francia, Alemania, Grecia y Estados Unidos, allá en 1978; a ser hoy en día una Federación con cerca de 70 países y un evento que alberga a más de 2,300 deportistas cada dos años.

Uno de los aspectos más impresionantes de esta jornada, es que pueden participar niños de 4 años y gente arriba de los 80 años; el único requisito que solicitan, es que el participante haya recibido un trasplante que le haya ayudado a continuar su vida.

La jornada deportiva cuenta con todo tipo de deportes y promueve la donación de órganos; ya sea en vida o cadavéricos, pues un simple gesto de donación puede salvar una vida. Este es el caso de una mexicana, actual medallista de plata en triatlón para mujeres menores a 30 años, comentarista y conductora de televisión, Erika Kaiser.

«A mí me diagnosticaron lupus cuando tenía 20 años» nos comenta Erika Kaiser, quien ya se prepara para asistir de 17 al 24 de agosto al Reino Unido. «Es muy extraño, porque en ese entonces yo no tenía idea de qué era el lupus». Para ser honestos, no fue hasta que platicamos con ella que nosotros también conocimos mucho más del Lupus Eritematoso Sistémico (LES).

Erika Kaiser, seleccionada y participante
Erika Kaiser, seleccionada y participante

«Es una enfermedad autoinmune; esto quiere decir que básicamente mis defensas me están atacando a mí misma» con un maravilloso gesto de ironía, Erika nos explica con total tranquilidad cómo fue que esta enfermedad le desgastó un riñón, al punto de necesitar un trasplante para poder sobrevivir.

«Realmente fue un regalo divino, un regalo de mucho amor y algo por lo que siempre estaré infinitamente agradecida con mi amiga Gaby. Si no fuera por ella yo no estaría aquí. Me apoyó muchísimo también para realizar la campaña #ErikaQuiereVivir, donde recaudé fondos para poder llevar a cabo el trasplante».

Este tipo de experiencia definitivamente es un reto del que Erika se levantó. Incluso ella misma comenta que ahora lo ha aprendido a ver como un reto del que ella misma debía levantarse. «El día de hoy yo no me veo sin mi lupus, sin mi trasplante y sin esta vivencia que le dio sentido a mi vida y camino» nos comenta con envidiable sentido de plenitud.

«¡Claro que estoy lista para defender mi medalla de plata! Es más, ya tengo un pie en Inglaterra» dice orgullosamente, después de haber salido de una severa lesión en el hombro «Sí estuve un tiempo en reposo, pero ahora me siento más que lista para ir, dar todo, ganar, pasármela bien y ser una vocera más del acto de amor más grande que existe: la donación».

Le preguntamos si tenía alguien a quién agradecer de su trayecto, de su victoria en los World Transplant Games de Málaga en 2017 y su próxima participación en Reino Unido; Erika nos comenta  que «una marca que ha estado conmigo es Electrolit. No sólo me ha ayudado con su patrocinio en la inscripción, sino que realmente la gente de Electrolit que ha trabajado conmigo siempre me llena de muchas buenas vibras, me ayudan a mantenerme inspirada. Es una marca que hace muchísimo por el deporte».

Erika nos explica que el ambiente dentro de los World Transplant Games es prácticamente inexplicable y que es una de las razones por las que desea volver a participar:

“Sentirse en compañía de personas que han vivido lo mismo que tú, aunque no hablen el mismo idioma, es realmente hermoso. Es como estar en una familia muy peculiar”

 

Cuídense. Por favor cuídense mucho.
“Cuídense. Por favor cuídense mucho”: Erika Kaiser

Por último, entre los consejos que nos deja para los lectores, se encuentra una verdadera perla de sabiduría característica de la noble actitud de la medallista. «Cuídense. Por favor cuídense mucho. Y no sólo me refiero a que coman bien, que vayan con su nutriólogo y su médico, que hagan deporte y tomen agua; cuidarse no sólo va por ahí. Cuiden su mente, sus pensamientos, todo eso que se dicen a ustedes cuando están a solas frente al espejo, o cuando tienen una noche en la que no pueden dormir. Díganse cosas bonitas y dense amor; sean ustedes, porque al final del día, no podemos ser nada más. Lo único que nos define es lo que nosotros queremos y hacemos; así que cuiden mucho todo eso.»