Óscar “N”, apodado como el “Monstruo de Toluca”, habría declarado ser fanático de matar personas y que su primer asesinato fue el de su propio padre cuando apenas tenía 16 años. De acuerdo con el medio mexiquense, Afondo Edomex, el “Monstruo” confesó haber matado no sólo a las tres mujeres de las que se le acusaba, sino a cuatro, a parte de otras dos víctimas, su padre entre ellas. El medio declaró que Óscar ama a sus mascotas, tres perros y una gata, por sobre de todas las cosas. El presunto culpable está siendo acusado por el asesinato de Jessica Guadalupe Jaramillo Orihuela. Según el relato de Óscar, en septiembre de 2012 acosó a una mujer que huyó a casa. Él la siguió, esperó a que se fuera y después encaró a su padre con un puñal, a quien asesinó a cuchilladas y después desayunó con su cadáver para poder esperar a la joven. La secuestró durante dos semanas para finalmente terminar con su vida, producto de una golpiza, dos días antes de su cumpleaños. Supuestamente, Óscar “N” confesó que metió el cuerpo a una caja y la aventó en una barranca de la colonia El Mirador, en Hixquilucan, Estado de México.