El Banco Mundial alertó este martes que la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19 podría causar que más de 60 millones de personas se sumen a los índices de pobreza extrema.

El presidente del organismo, David Malpass, advirtió que los países más pobres son los que resentirán con mayor fuerza los estragos económicos del Covid-19, por lo que hasta 60 millones de personas podrían ser “empujadas” a la pobreza extrema.

“Es probable que estas estimaciones aumenten aún más, con la reapertura de las economías avanzadas domo determinante principal”, señaló tras apuntar que la cooperación internacional será clave para evitar un rezago aún mayor de los países más pobres.

Asimismo, mencionó que muchos países necesitarán sistemas que puedan construir y retener más capital humano y físico durante la recuperación.

“Las elecciones de políticas realizadas hoy, incluida una mayor transparencia de la deuda para invitar a nuevas inversiones; avances más rápidos en la conectividad digital, y una gran expansión de las redes de seguridad de efectivo para los pobres, ayudarán a limitar el daño y construir una recuperación más fuerte”, aclaró.