Luego que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, informara que con su política energética los precios de los combustibles subirán, las reacciones surgidas han sorprendido al mundo e incluso, imágenes y videos inundan en las redes sociales sobre la inconformidad de los ciudadanos franceses. Los manifestantes que se hacen llamar “chalecos amarillos” asistieron ante la sede del Gobierno francés y con un tractor lanzaron grandes cantidades de estiércol sobre la entrada del edificio.