Kayleigh McEnany, secretaria de prensa de la Casa Blanca, anunció que este jueves el mandatario estadounidense, Donald Trump, firmará una orden ejecutiva dirigida a las compañías de redes sociales. Desde el avión presidencias, McEnany indicó a la prensa que la orden “corresponde a las redes sociales”, pero no profundizó en ello. 

El presidente ya había expresado su molestia contra la red social Twitter, misma de la que es un miembro activo. La razón fue que la compañía advirtió sobre dos de sus publicaciones, relacionándolas con el fraude electoral, argumentando que contenían información falsa y sin fundamento. No pasó mucho tiempo para que Trump tomara cartas en el asunto. 

“Twitter ahora está interfiriendo en las elecciones presidenciales de 2020. […] Está socavando completamente la libertad de expresión y, como presidente, ¡no permitiré que eso pase!”, compartió Trump por medio de la misma plataforma. 

Este miércoles, el Ejecutivo continuó con sus advertencias. Mencionó que los republicanos intuyen que las redes sociales desestiman a las voces conservadoras. 

“Los regularemos enérgicamente o los cerraremos antes de permitir que esto suceda. Vimos lo que intentaron hacer y fracasaron en 2016. No podemos dejar que una versión más sofisticada de eso pase de nuevo”, agregó. 

Desde principios de 2020, Twitter informó que implementaría un programa para notificar a los usuarios sobre la información falsa y engañosa que publican políticos y figuras públicas en las puertas de la elección presidencial de Estados Unidos. Ahora, dicha campaña ha utilizado ese nuevo protocolo con la información falsa sobre la pandemia de coronavirus. El pasado mes de marzo, la compañía eliminó una publicación de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, por difundir teorías sin fundamento sobre el origen del Covid-19 y remedios caseros.